martes, 24 de agosto de 2010

Fiesta!

A las 10am sonó el despertador. La noche anterior al final me acosté bastante tarde escribiendo el post anterior. 8 no dudó en ponerse en marcha para continuar con algunas cosillas que había que terminar.

Al rato, me levanté y después de tomar el maravilloso desayuno que me había preparado, yo también me puse manos a la obra. Nos metimos en la cocina y anduvimos preparando las tortillas y la carne con tomate. ¡que rico!. 8 cocina genial!. Y creo que ser azotado mientras cocinaba aún le dió mejor sabor a los platos. Hice algunas travesuras como depositar tres aceitunas entre sus cachetes las cuales no podían caer. Tuve que contenerme en mas de una ocasión de no atentar contra tan suculenta comida.

Había que preparar las mesas, un cubo enorme lleno de hielo con bebidas, el sitio de M (el amigo del que hablaba en el post anterior), donde pincharía la música. Habíamos encargado toneladas de hielo y pan que había que recoger. Solo faltaba eso, pues las otras compras ya las habíamos hecho el día anterior. Incluidas tres maravillosas tartas de suflé, trufa y frutas (especial para Zor ).

También algunos caprichos que se que les gustarían como pepinillos y chocolate con menta (que a Eris le encanta)

Dos días antes estuvimos probando el equipo de música y comprobando que todo funcionase correctamente. Sonaba genial!

Semana de limpieza y orden. Todo listo para nuestros invitados.

Hicimos todas las tareas felices y contentos. A veces nos invadían las prisas, pero no hubo mucho estrés. Ambos teníamos muchas ganas de que todo saliese genial y nos coordinamos bastante bien.

Y habíamos terminado todo. No se en que momento se limpió la piscina pero la dejó impoluta, ¡que efectividad!.

Sobre las 4 y media llegaron Zor, Danae y Eris. Traían la ensalada de frutas y el salmón!! Ahh y los globos de agua y las super colchonetas para la piscina.

Me dejaron un rato dentro de casa sin poder salir y cuando salí vi a Eris con una bolsa en la mano inconfundible. Sabía que eran peces!, cuatro cebritas y dos colisas preciosas…… Me hizo mucha ilusión pero las cebritas no eran muy compatibles con nuestro acuario (son bastante nerviosas y se comen las plantas), así que aunque me dio mucha pena por ellos y por los peces, decidimos donarlas a un amigo.

No soy muy partidaria de regalar animales pero se que lo hicieron con todo su cariño, después de haber tenido la malograda experiencia hacía dos semanas. Gracias chicos.

Después de tanta intensidad y trabajo reconfortante, ambos queríamos dedicarnos unos minutos de intimidad. Así que nos metimos en el baño y 8 estuvo preparándome. Juegos en la ducha, risas y complicidad. Me estaba secando el pelo y oímos el timbre. Habíamos dejado a Zor encargado de recibir a la gente si es que aún no habíamos salido y gustosamente, así lo hizo. Los primeros en llegar fueron V, R y N. Me encanta verles siempre tan sonrientes!.

Aún no había nada en las mesas así que me dispuse a servir a nuestros invitados. Monté las mesas, vasos, platos con patatas, panchitos y algunos pica-picas.

Uno tras otro fueron llegando. C y A, X y H, C y M, M y M. Felicitaciones, besos y abrazos. Me encantan los reencuentros. La gente se fue poniendo cómoda. Y cuando quise darme cuenta la piscina estaba llena de amigos jugando. Que visión tan divertida!. No paré durante toda la noche pero estaba feliz. Todo estaba bastante coordinado. Estuve reponiendo enseres y comida toda la noche y nunca se acababa nada. C trajo sus artilugios y bebidas para hacer cócteles y estuvo casi toda la tarde/noche sirviéndonos un montón de bebidas distintas. ¡Que majo!

Buen tiempo, cócteles, comida, bebida, piscina, música y amigos!!! ¿se puede pedir mas?. Estaba encantada!. La gente reía y jugaba! Y entre ida y venida yo disfrutaba mucho viéndolos.

Sacamos las tortillas y la carne. Todos felicitaron a 8 por lo rico que estaba. J Hasta quisieron secuestrarle unos días :P

Estuvimos un rato en el césped charlando y comiendo. Al rato retiré todo lo de la mesa para preparar la barbacoa. Platos y vasos nuevos, servilletas….M, me estuvo echando una mano y todo fue muy rápido.

8 había comprado una barbacoa pequeñita para poder hacerla allí con todos y no tenerse que ir a la que tenemos en el patio de atrás. Al final Danae estuvo allí como una campeona sacando comida para todos y unas alitas con su aliño especial que estaba buenísimo. Pollo, pancetita y choricitos.

Después de acabar con todas las existencias Eris y 8 salieron con una tarta y un 67 (la suma de los años de Zor y los míos). Todos nos cantaron y soplamos las velas sonrientes.

Entre los dos decidimos guardar una tarta que comeríamos con Danae al día siguiente en el suelo y a mordiscos como fierecillas. Fue divertidisimo, gracias!!!

Eris había hecho una ensalada de frutas rojas que también fue devorada en instantes.

No quedó ni un pedazo de las tartas. De hecho solo sobró una bolsa de patatas y una de panchitos. Espero que no se quedaran con hambre.

Todo iba viento en popa. La gente no tuvo que preocuparse por nada. Tratamos de hacer todo cómodo. La verdad es que aunque curré toda la tarde-noche hasta que se terminó la comida, me lo pasé super bien y disfruté muchisimo viendo a los demás.

8 estaba feliz, de un lado para otro hablando con la gente. Y a Zor también le ví pasárselo genial. Me reí mucho cuando en un momento en la piscina le ví con un nenúfar en la cabeza y una pajita para respirar. Jajajaja

Cayó la noche. Habíamos comprado unas antorchas y unas velitas para la piscina. Quedó todo precioso. Velitas de flores flotando por el agua y la bella A nadando y posando en ocasiones para Danae y Zor que estuvieron haciendo unas fotos preciosas.

Todos servidos, ya pude relajarme un poco y estar mas con ellos. La gente nos felicitó en muchas ocasiones y eso quería decir que estaban disfrutando mucho. Ese era nuestro mejor regalo!!

M parecía sentirse cómodo. Estuvo pinchando música muy buena. Muy adecuada para mi gusto. La gente también le felicitó J

Tal y como escribía en el último post, tenía un poco de miedo a que no se sintiese bien, sobre todo si llegaba la hora de hablar de algunas cosas o algunos juegos. Como mas tarde ocurrió.

El novio de Danae había puesto un punto de suspensión en el porche. Quedó genial. Y había muchas ganas de usarlo.

C y A empezaron a jugar con las cuerdas y una cosa llevó a la otra, así que cuando quise darme cuanta, estaba atada al aro (no suspendida) mientras que era azotada. Recuerdo perfectamente ese primer instante. Miré a M y sonreía. Estaba sentado justo enfrente de ellos. Su expresión era como la de un niño que observa atónito una escena nueva y sorprendente. Me miró y sonreímos. C inventó un juego en el que todos participamos. En un momento dado, le ofrecí a M una fusta y la primera reacción fue mirarme con cara de pánico. Puedo imaginar el respeto que le daba todo aquello y por nada del mundo quería hacer nada que no debiera. Le animé una vez mas. Y se levantó. Nunca había hecho nada parecido y temía hacer daño a A. Le di la vuelta y le azoté un par de veces, para que probase en si mismo. Pareció calmarse mínimamente, lo justo para atreverse a probar. Era su primera vez y ante todos los presentes se armó de valor. Lo hizo despacito, con mucho tacto. Quizá mas miedo que vergüenza, pero me alegro mucho de que lo probara. Al día siguiente mantuvimos una larga conversación muy interesante, que a mi me relajaría bastante. Sin duda se sentía bien. Es muy adaptable. Sabía que no tenía que hacer nada que no quisiera, que era ante todo libre y así se sintió. Cosa que fue fantástica.

Estuvimos jugando un largo rato. No miré en toda la noche el reloj. Solo sé que a las 6 quedamos Zor y Eris, Danae, M y M, y 8 y yo.

Acondicionamos el sillón y otras dos camas. Estuvimos dentro un rato y todos quisieron irse a dormir. Zor y yo estábamos bastante despiertos a pesar de la hora.

Decidimos salir al jardín. Pusimos una manta y nos tendimos sobre ella. Hacía una noche preciosa, se veían bastantes estrellas. En un momento dado divisamos algo muy raro en el cielo. Hacía destellos diferentes y parecía modificar la velocidad. Me encanta mirar al cielo. Fué nuestro ovni de la noche. Al menos nosotros éramos incapaces de identificar aquel objeto tan extraño.

Fue un momento muy bonito. Y así recibimos el amanecer. Culminaba el día y comenzaba otro...

Gracias a tod@s por hacer este día tan especial. Sin duda no recuerdo un cumpleaños mejor. Perfecta forma de despedirme de los treinta.

---------------------------------------------------------------------

tqmmm

4 comentarios:

carlos dijo...

MUY FELIZ CON LA PEDAZO DE FIESTA. HACIA AÑOS QUE NO ME LO PASABA TANBIEN.TQM

edelweiss mei dijo...

:D

Zor dijo...

Fiesta maravillosa! :) ha sido super divertida. El momento de la tarta-jardin fue genial! Y necesito perfeccionar el invento de la pajita para resirar :)

edelweiss mei dijo...

Siii!!, yo me o pasé super bien. Estabas graciosisimo camuflado entre nenúfares :P

A mi también me encantó el momento tarta-jardin :D