lunes, 21 de febrero de 2011

Una sesión muy esperada


Después de un año sin volver por alli, habíamos merodeado por los alrededores de aquella casa una semana antes. Anduvimos investigando, atónitos ante cada rincón que fuimos encontrando. Es un conjunto de edificaciones aparentemente abandonadas. Seguramente años atrás alguien habría sacado bastante partido al complejo. Pués parecía haber varias casitas, una torre de luz, un pozo, e incluso lo que parecían ser unos establos o porqueras ya invadidos por la vegetación.

Hacía tiempo que buscábamos un lugar de similares características para hacer una sesión de fotos. La semana siguiente quedamos para plantear ideas y dar una pequeña forma a lo que se deseaba.

Particularmente me cuesta organizar una sesión de fotos tratándose del tema en cuestión, pues me encantaría que la cosa fuese al revés. Oséa organizar una sesión real y que mientras se hiciesen las fotos. Seguro que algún día …

En este caso habíamos quedado con dos amigas que se conocían de la infancia. Lau, había descubierto el bdsm casi por casualidad, al conocer a Eris en un curso de maquillaje. Supongo que congeniaron y comenzaron a hacer amistad y un día Eris decidió mostrarle parte de su intimidad.

Ambas son relativamente jovencitas, creo que tienen unos veinte años y durante este corto periodo han ido encontrando situaciones muy novedosas para ellas, las cuales van asimilando y supongo valorando…

Thuria es menuda, con carita de muñeca, aparentemente bastante sumisa y complaciente. Lau, de complexión mayor, creo de la misma edad , siempre advierte que no es nada sumisa, aunque creo que ambas se están descubriendo…

El complejo mundo de la dominación y sumisión…

No obstante particularmente las estoy agradecida por haberse prestado.

El caso es que llegamos a la casa por la mañana. Hacía bastante frío, aunque por suerte el día amaneció despejado y soleado dándonos una tregua, a pesar de las últimas semanas lluviosas.

Debo admitir que me cuesta y mucho posar. Salgo fatal en las fotos que lo hago, así que la única forma es capturarme cuando estoy haciendo algo de forma natural, casi sin tener en cuenta que alguien está captando ese momento.

Depende de con quien lo haga, esto me cuesta mas o menos, pero con Zor cada vez me resulta mas fácil.

Cuando ocurre, suele gustarme el resultado porque veo una imagen real, algo que siento y disfruto cuando lo hago.

Aquel día aunque comencé rígida y fría, poco a poco fuimos dejándonos llevar y al final de la tarde comenzaron a salir fotos muy bonitas.

Llegado este punto, ¿cómo no dejarme llevar por la intesidad del momento?. ¿Cómo controlar una sesión de fotos cuando olvidé que estábamos allí para eso?

Cuando todo rodaba, se escucharon unas voces, alguien acechaba tras las ventanas, pero esa es otra historia…



3 comentarios:

{ÍsisdoEgito}JZ - Tua, somente tua dijo...

O local é excelente.

E as fotos ficaram maravilhosas, parabéns!

Quanto ao barulho, deixe que outros veja a beleza da sessão....

Beijos carinhosos,

ÍsisdoJUN

edelweiss mei dijo...

Muchas gracias!

Saludos

Alex dijo...

Estas fotos son una obra de arte. La de la escalera refleja de una forma sublime la entrega de una esclava siendo conducida a lo desconocido mientras su Ama la reconforta con una mirada llena de ternura y amor.
La veo como una escena de un remake de Historia de Ô en versión fetish y con 3 chicas como hilo conductor.
¿Os lo imaginais como podría quedar?

Siempre a sus pies.