martes, 25 de agosto de 2009

Libertad

Plena y agradecida, le dijo a quien reposaba junto a sus pies mientras acariciaba su rostro:

Hoy, aquellos que orgullosos se reconocen como mis esclavos, son hombre puros y libres. Almas que decidieron adentrarse en lo mas profundo de su ser. Seres que vinieron buscando algo que les verificara aquello que son, aquello que desean ser… salvando sus propias barreras, olvidando sus tormentosos perjuicios, sus miedos adquiridos y anhelos mas enigmáticos.
Observalós como únicas criaturas, como espíritus potenciales, como fuerzas irracionales, como existencias iluminadas que continuarán creciendo en paz ante el gran universo que han decidido amar.

Agradecidos, me entregan sus cadenas, porque un día creí en su libertad, por que un día les mostré que volar podría ser su realidad y ellos, sencillamente supieron desearlo...

2 comentarios:

Carlos dijo...

Maravilloso, increible. Cuando leo estos parrafos, me siento que entro en tu cabeza cada dia mas.

Tu gran admirador

C.

edelweiss mei dijo...

Es maravilloso sentirte así, tan dentro, tan cómplice...

Me haces muy feliz.

GRACIAS.
T.A