lunes, 2 de agosto de 2010

Fin de semana 24/7

El jueves de la semana pasada, 8 se fué unos dias con unos amigos a la playa. Yo tenía trabajo y gustosa me quedé en Madrid. El miércoles, tuvimos una noche muy especial. Despedida por unos días y algunas sujerencias constructivas para/ante nuestra ausencia. Al día siguiente por la noche, ya lo estaba echando de menos. Es estraña la sensación de pasar el pié por su lado de la cama y sentir que no está. Existen constumbres muy nuestras, muy íntimas, que cuando no se dan te hacen suspirar, aún estando ambos felices apesar de la distancia. Tantas...

El viernes por la noche, recibí llamada Shibary-Kuss!, me hizo muchisima ilusión!! Se iban de fiestorro (como diría el, :) ) y se estaban acordando de sus peques :D, (los adoro). De repente me entró una especie de nostalgia. Supongo que cúmulo de echar de menos a mucha gente y además estar sola en casa.

Me encanta la soledad, disfruto muchisimo del tiempo que paso sola. Es la única forma de percibir algunas cosas pero también me encanta estar con gente que quiero y hacer super planazos, (amplias posibilidades, desde un te en una galería de Bcn, una inmersión en aguas Tnf o unas cuerdas a la luz de la luna).

Recordé que estaba E en Madrid, había llegado hace pocos días. Tenía ganas de verla y la llamé. Estaba c varios amigos y pensaban ir a la C/ Barco. Serían las 10, hacía una noche buenísima, asique terminé mi cena, una duchita y salí camino del centro.

En las últimas compras 8 me había comprado un vestido junto unos zapatos y un bolso a juego (la primera vez en mi vida :) ) Me encantan y el viernes me lo puse todo.
Feliz y contenta conduciendo un largo rato, escuchando música y muy animada...

Al entrar en la calle Hortaleza, la cual está al lado de dónde íbamos a ir, vi como un señor dejaba un sitio libre. Esto podría parecer algo corriente/vanal pero encontrar un hueco para aparcar en el centro de Madrid y sin dar ni una vuelta es casi imposible y hace que me ponga realmente contenta. :D . Me reuní con E, N y una pareja de amigos. Pasamos un rato agradable, conversaciones animadas y entretenidas. Zumos naturales y un mojito para mi y otro para N. Que rico, fresquito y tan aromático!

Estuvimos allí un buen rato. El plan era que después de llevar algunas cosas a un destino E y yo nos iríamos a casa. A veces no se pueden preveer imprevistos, y así ocurrió. Un pequeño accidente nos tuvo preocupad@s algunas horas. No pasó nada grave afortunadamente. Y a la mañana siguiente quedo casi en una anegdota, aunque el disgusto se resistía.

A medio día nos fuimos a casa. Estuvimos dando un paseo por el pinar. Que sitio mas fantástico! Me encanta estar allí. Volvimos a casa, nos dimos un bañito y fresquitas a comer. Caímos rendidas en el sillón.

Había quedado con 8 para hablarnos por la tarde. Me llamó justo a la hora y pasamos un rato al teléfono muy agradable que acabó tornandose bastante intenso. Fué bonito y divertido.

Sobre las 22 nos llamaron C y J por si nos apetecía tomar algo. Era 24/7 y como día señalado para algunos, muchos estaban de fiesta. Nosotros acabamos en Chinchón, viendo el castillo. Tiene un puente levadizo precioso. Y maravillosas vistas! Dimos un paseo. Hacía un airecito muy agradable para una noche calurosa de julio. Bajamos por calles adoquinadas que tienen tanto encanto. Paseamos hasta la plaza, original y conservada que tiene Chinchón. Aunque esta vez estaba instalada la plaza de toros y no se veía nada bien.

Después fuimos a una terracita que está en el patio de un convento. Es un sitio muy bonito. Tiene un pilón antiguo y es muy agradable estar allí sentado, escuchando el agüita.

La noche fué tranquila aunque entretenida. Lo pasamos muy bien y disfrutamos de la compañía. Elaboramos planes para próximas ocasiones :-).

E había pasado las últimas horas bastante preocupada. Ambas estábamos cansadas y al llegar a casa nos metimos en la cama. Antes de dormir la leí un cuento, el mito de Euridice y Morfeo. No había terminado, y ya se había dormido pero continué hasta el final. Dormimos bastantes horas y a la mañana siguiente vinieron a buscarla.

Había preparado cocido. Que rico, me encanta!. Comí, estuve revisando correos y otras cosillas y me dí un bañito. Por la tarde me llamó 8, estarían aqui sobre las 00. Mmmm, tenía ganas de verle y que me contaran que tal se lo habían pasado. Llegó contento, riendo...Y entre abrazos estuvimos algunas horas hablando sobre el fin de semana. No callaba, jajaja, estaba feliz, parecía que le habían dado cuerda. Había traido unos "miguelitos" (mmm, hojaldres de crema, increibles), asique entre risa y risa parábamos para morder.

Mis pies también le habían echado muchisimo de menos. El lo sabía, y sin decir nada estuvo mimándolos un ratito. Que gusto! :D

Aquella noche dormimos como lirones. Al día siguiente era lunes, pero aún nos quedaba una semana que disfrutar de sus vacaciones....


Durante el fin de semana también hice alguna gansada dedicada :P, jajaja (No dejen de jugar de vez en cuando señor@s)


2 comentarios:

Zor dijo...

Bombaaaaaaa! :)
Que buen rollo de post. Ha sido genial leerlo.

edelweiss mei dijo...

jajaja

Que guay!!, me encanta que te de buen rollo :D

bsss