viernes, 1 de octubre de 2010

Instantes

Reina la última luna de agosto. Noche cálida y clara. Entre tinieblas, mis oídos se agudizan y mis ojos despiden al crepúsculo. Diviso su presencia. Gobierna plena y gloriosa. Torna un tono aún amarillento, reflejos de los últimos rayos de sol. Me produce una sensación cálida e intensa. Disfruto observando, cultivando el silencio mientras todo se torna. Siento el suelo caliente, cómplice de un día bochornoso de verano. La sensación de calidez sube por mi espina, recorriendo todo mi cuerpo y produciendo un escalofrío al suspirar. Observo la inmensidad, el deseo de pertenecer a ese preciso instante. En calma me inundo, desbordo, y simplemente dejo ser. No analizo, no juzgo, no limito, dejo aún lado la razón, aquello que mantengo durante mucho tiempo. Me regalo unos instantes de nada o de todo. Yo elijo, pero en calma. El ahora me recibe, puedo apreciarlo, es sencilla y maravillosamente solo ahora. Ayer y mañana se quedaron en algún lugar. Susurra el viento azotando suavemente mi cara. Sigilosos mensajes, de la dehesa. Perfume de tomillo, romero y encina, caudal generoso hasta sus orillas. Siento la humedad del arroyo, respiro de su vida. Escucho su noche, reconozco la mía. Compañeros de un instante o de todos los que perciba.

2 comentarios:

Lily dijo...

Qué lindo!

Como tú...

besos


Lily

PD-feliz con mi regalin portatil ;)

edelweiss mei dijo...

:D Tu si que eres linda!

Me alegro de que te guste!

Muaksss