martes, 5 de abril de 2011

Dos paseos en el tiempo...



Ayer hizo un día especialmente soleado y caluroso. Se siente en la gente las ganas de primavera, se palpan los deseos de actividad callejera. Precisamente ayer, era el cumpleaños de una amiga a la que la encantan especialmente los días como éste.

Hablé con ella por la tarde y la propuse una jornada de campo. Sin duda la tarde era propicia para ello.

Relativamente cerca de casa, se encuentran las lagunas de Rivas. Un enclave precioso a las afueras de Madrid, dónde uno todavía puede sentir que está entre naturaleza.

"I", no sabe nada de alguna parte de nuestra vida (sobre todo bdsm) y aunque conoce mi forma de ser abierta y liberal hay algunas cosas de las que aún no he hablado con ella.

No me gusta catalogar a las personas según su forma de vida pero en ocasiones vivir desde que eres pequeño en un pueblo, limitado a estímulos muy parecidos y con los comentarios "educastracionales" por allá dónde vayas, puede influir en algunas personas si no son especialmente curiosas o aún son bastante jóvenes.

I, cumplió ayer 23. Ya no es una niña y siento como poco a poco va preguntándose algunas cosas. No bstante si en general la población no suele cuestionarse ni "hablar consigo mismo", me he dado cuenta que en entornos pueblerinos aún menos. También me doy cuenta de que las costumbres, valores y creencias parecen ser innatas e impuestas a medida que uno va creciendo sin apenas posibilidad de cambiarlas o cuestionarlas. Así los chavales van creciendo de manera muy similar a como lo hicieron sus padres y anteriormente sus abuelos, con cambios mínimos. Por supuesto todo el mundo se entera de lo que haces y lo que es peor, se lo inventan sin que tengas oportunidad para explicarte o dar tu opinión.

Cuando llegué a este pueblo hace unos años, recuerdo perfectamente el primer día que subí a la tienda de "ultramarinos" y la dependienta me dijo: Ah, si, tu eres la mujer de x y tienes un coche x de color x y además vives en la calle x y sueles pasar por el bar de x....., Puedo imaginar la cara que se me quedó. Sobre todo porque llevaba viviendo mas de dos décadas en pleno Madrid, dónde ni siquiera conocía a todos los vecinos de mi bloque y jamás nadie me miraba por la calle ni comentaban "mis hazañas". Después de aquel episodio tardé unos cuantos meses en volver a subir al pueblo. Poco a poco se me fué pasando esa sensación de estar vigilada y me fuí acostumbrando a algunas cosas que parecían tener que ser así.
Considero mi vida muy enriquecida y bastante sana, pero hay cosas que no me compensa compartir.

Tiendo a preguntarme si la gente está preparada para saber y también si quieren...

Volviendo al paseo de ayer...., estuvimos paseando por las vías del antiguo tren. Me encantan las vías y los trenes! anduvimos durante algunas horas y fuimos pasando por paisajes realmente bonitos. De vez en cuando mi mente volaba e imaginaba un paseo un tanto distinto. Llegamos a un puente fantástico. No podía dejar de pensar en las posibilidades. Hasta llegué a imaginar a "I", atada y colgada de el....

El contrarse era muy curioso. Y aunque percibo su cambio, todavía la siento bastante infantil. A veces eso hace que de una especie de ternura cuando la miro o escucho las cosas que me cuenta. Me gusta como me mira o me hace confidente de algunos de sus pensamientos, sabiendo que no juzgaré, que no opinaré si ella no lo pide...y respetaré esas vivencias que ella experimenta de forma muy especial, mientras construye una "autodiferenciación" con el resto de sus amigas del pueblo.

Puedo ver sus ganas de crecer, sus ganas de saber y aprender. A veces, cuando la hablo de algo "un poco distinto" sus ojos se abren y aunque entusiasmada, ella trata de no perder esa compostura que la hace tan característica...


3 comentarios:

Alex dijo...

1.- Leyendo este post uno se deleita con la belleza de las letras que cautivan al lector. Envidio (sanamente se entiende) a su amiga I por tener un Hada sabia y dulce que le enseñará a conocer el interior de sus sentidos que es donde "se esconde" la felicidad.
2.- Mis agradecimientos por la recomendación de La Brújula Interior. El proceso que inicié con "La Cámara de Reflexión", el sus pensamientos reflejados en su blog y ahora las cartas de Álex Rovira me han hecho comprender y a continuación admirar muchas cosas.Ha sido un cambio radical y en este punto me tomo el atrevimiento de pedirle si puedo compartir algunas cartas con Vos.
Siempre A S P.
EsclavodeK.0@gmail.com

edelweiss mei dijo...

Me alegra que hayas encontrado respuestas. Toda evolución requiere un cambio y todo cambio requiere alguna pérdida. Espero que hayas encontrado buenas motivaciones para seguir creciendo con ilusión y dejes por el camino algún posible lastre que te retrase...

Puedes compartir tus cartas si así lo deseas...

Te propongo que abras un blog...ya me dirás que te parece...

Alex dijo...

Excelente idea. Me pongo a ello.

A s p

Alex