domingo, 15 de enero de 2012

Crear tu realidad. Reflexiones de viaje


La vida es cambio, y como en un tren que no hace paradas, voy pasando de vagón en vagón cubriendo etapas, cubriendo espacios....

Y en cada cambio voy encontrando personas nuevas, asi como alejándome de otras o también reforzando algunos vínculos que me acompañan, aunque frecuenten otros vagones.
A veces, algo hace que permanezca más tiempo en algún banco del vagón, bien porque estando cercano a las ventanas tiene unas maravillosas vistas o bien porque me agrada la compañía que encontré.

Y es através de estas estancias por las que van viajando mis días y voy haciendo el camino.
En ocasiones, paso rápido de un vagón a otro y en otras quizá permanezca demasiado tiempo. Y es que hay que ser hábil para elegir el tiempo y el espacio pero en ocasiones no me resulta nada fácil propiciar ese cambio.

Suele ocurrir, cuándo uno queda enganchado pegajosamente a alguna situación con carga emocional, que no deja espacio para la claridad, dificultando que las circunstancias sigan fluyendo, permitiéndonos crecer. Y cierto que no es fácil gestionar los apegos, los apegos a las cosas, a las personas o a esas situaciones que dejaron de ser como inicialmente eran, en un intento de comunicarnos que su tiempo ya pasó. El arte de cerrar etapas...

Durante algún tiempo, me dedico a renovar instancias y a cambiar de vagón, aunque también aprendí sobre las realidades subjetivas, ¿porque que es realidad sino el modo que tenemos de percibir através de nuestro mapa?. A esto se le llama PNL, "El arte de percibir la vida", que dice un buen compañero. Y una de las presuposiciones, (creencias penelistas), es que "El mapa no es el territorio" y que es más más relevante lo que tu percibas de la vida, que la vida en si.

Percibimos la realidad filtrando desde nuestros sentidos. Através de lo que se llaman Sistemas representacionales. Y es así como vamos haciendo camino, creando relaciones con nosotros mismos y el resto del Universo.

Pueden parecer cosas bastante sencillas, y de echo lo son, pero ¿cuántas discursiones evitaríamos si hablásemos siendo conscientes de que hay tantos mapas como personas?. Y esto me dice que mi mapa es exclusivamente mi realidad, que puede tener o no, una visión parecida a aquel con el que hablo y esto me da espacio para la flexibilidad.
La PNL, habla de la excelencia pero también de flexibilidad. De como ser la mejor versión de ti mismo de un modo asertivo.

A veces, cuándo tomo consciencia de la sensación de prisa de esta sociedad por matar el día día, siento desde mi mapa como se pierde la esencia de vivir. La esencia de Ser, de tomar conciencia y permitirnos fluir. Término del que habla una eminencia de la psicología positivista, de nombre impronunciable, Mihaly Csikszentmihalyi.

Deseo terminar esta reflexión haciendo un alto en el camino, para reforzar la idea de lo relevante que es para mi seguir aprendiendo sobre el Arte de vivir y permitirme crecer día a día, de vagón en vagón, tomando consciencia de ese potencial humano a explotar que todos tenemos, y que comienza con la capacidad de elegir. La capacidad de ser quien realmente quieres ser.

Y ese día en el que mi materia se despida, pueda mirar atrás y saber que he dejado un buen legado.

2 comentarios:

Arthegarn dijo...

Yo lo siento, pero eso de que es más importante lo que percibas de la vida que la vida en sí me parece una soberana majadería.

Sin ánimo de quitar importancia a la interpretación correcta de la vida, o de negar la influencia que la representación de la realidad que hacen nuestras mentes tiene en nuestra felicidad y nuestro estado de ánimo, una afirmación como esa es suicida. Dentro de un orden, es decir, siempre y cuando no nos alejemos de los lógicos márgenes de tolerancia que produce el hecho de que nuestra representación de la realidad no es exacta porque no tenemos toda la información, interpretar “positivamente” la información y crear modelos constructivos es muy bueno. Pero cuando el modelo que creamos se aleja lo suficiente de la realidad, deja de ser útil y pasa a ser peligroso. No es más importante percibir ante nosotros un camino llano que verdaderamente andar por un camino llano, entre otras cosas porque si percibimos un camino llano y en realidad ante nosotros lo que hay es un barranco, sin duda alguna acabaremos con todos los huesos rotos en el fondo de un collado.

Hay tantos mapas como personas, cierto, pero realidades solo hay una. La PNL es útil y positiva, pero es un condimento de la vida, no la vida real. Igual no va contigo, pero últimamente no hago más que encontrarme con “penelistas” que viven en su mundo imaginario en el que todo es de color rosa y todo al final saldrá bien, mientras en realidad a su alrededor el mundo se oscurece cada vez más, las cosas se ponen cada vez más difíciles y el corto plazo devora al largo. Ver la crisis como generadora de oportunidades de cambio, por ejemplo, además de cómo un problema de narices, me parece muy bien; verla sólo como lo primero es una soberana idiotez que disfraza lo bueno de malo, o que cierra los ojos ante lo malo. Peligro, peligro.

Si la percepción de la vida verdaderamente es más importante que la vida misma tengo muy claro lo que quiero. Opio. En cantidad.

Besos,

A,

edelweiss m dijo...

Buenos días Arthegarn,
Primeramente agradecerte que hayas compartido tu visión y aportado un granito de arena a este espacio.

No tenía intención de afirmar que es más importante lo que percibas de la vida que la vida en si, sino más relevante. No obstante a veces las palabras son jaulas de conceptos. Porque independientemente del significado etimológico, cada uno añadimos nuestra interpretación. Y teniendo en cuenta que el lenguaje verbal solo representa un 7% en la comunicación, soy consciente de la dificultad de expresar un pensamiento y más aún un sentimiento.

Yo también creo en un orden, pero también en las realidades que nosotros percibimos. Y no se lo que es realidad fuera de mi mente, porque la realidad que yo percibo, es la que filtro a través de mis sentidos, de mis creencias, de mis experiencias...Pero si trato de moverme dentro de una coherencia que procuro se acerque más a la neutralidad que a una visión exclusivamente positiva o negativa, porque creo que son términos que hemos inventado nosotros.

Otra cosa es construir realidades utópicas y no ser consciente de las circunstancias que también existen "más allá de mi".
Continuando con el tema de la crisis, puedo afrontarla con flexibilidad, como una oportunidad para cambiar y crecer o quedarme bloqueada en un proceso de duelo demasiado largo que no me permita moverme, que es lo que estoy percibiendo ultimamente en muchas personas. Por supuesto esto siempre desde mi mapa, que no digo que sea una verdad universal.
Creo que hay mucha diferencia entre percibir el mundo de color de rosa o trabajar por un objetivo y saber también disfrutar por el camino. No creo que sea constructivo crear una realidad exclusivamente "positivista" sino llegar al equilibrio. Ser consciente de los recursos que tengo, de los que puedo buscar, de las oportunidades. No obstante dónde uno llegue depende a grandes rasgos de la actitud con la que se perciba esa realidad. No caer en el conformismo, en la pasividad. Ser consciente de las dificultades ayuda a uno a potenciar sus fortalezas y pulir debilidades, para seguir creciendo y trabajar el éxito desde una postura un tanto humanista.
Percibo la PNL como una herramienta más para conocerme, para conocer el funcionamiento de nuestra mente. Creo que no hay que llevar nada al extremo y hay que ser flexible para ver más allá. Hay cosas que pueden servir y otras que no, como casi siempre en la vida depende de cada uno.

Me alegra haber compartido este espacio. Gracias una vez más.

Creo que tenemos realidades muy cercanas pero quizá compartir una sesión opiácea ayudaría en el proceso ;))

Un beso